El diseño sostenible del mueble, una decisión acertada

Al contrario de la creencia extendida por doquier, la industrial del mueble, tanto del mueble de hogar como el mueble de baño, es uno de los sectores más preocupados por el medio ambiente y, de hecho, uno de los que con mayor decisión y eficacia establece controles y medidas dirigidas a la sostenibilidad como valor.

Una de las áreas en las que de forma más clara se introducen factores de sostenibilidad es el diseño del mobiliario, esto es, la concepción misma del mueble tanto en términos espaciales como de materiales (madera, tableros, resina), acabados, etc.

pefc-cadena-de-custodia

En este sentido, García Sabaté realiza un trabajo extremadamente meticuloso, con una reflexión minuciosa basada en la optimización funcional del producto, y de todos los aspectos ambientales a través de las diversas etapas del ciclo de vida de sus piezas de mobiliario tanto en dormitorios como en comedores (llegada y tratamiento de las materias primas, producción, distribución, uso y fin de vida), con el objetivo de reducir en la medida de lo posible impactos ambientales negativos sobre el medio ambiente. A toda esta suerte de medidas y conceptos dirigidos a reducir el impacto medioambiental se le denomina ecodiseño o diseño sostenible.

La metodología de ecodiseño no está implantada en las empresas del mueble de forma masiva, pero sí se trata de un sector muy activo es este sentido siendo, posiblemente, el segundo sector en el ámbito internacional que certifica su sistema de gestión ambiental de diseño y desarrollo de producto mediante la norma UNE 150.301 de ecodiseño, que en julio de 2011 fue sustituida por la norma ISO 14.006.

Se ha detectado sin embargo una importante falta de comunicación ambiental en la cadena de valor: entre los proveedores de materias primas y las empresas, entre las empresas y los comercios, y entre el vendedor y el consumidor final.

Esta falta de información se da especialmente en los últimos eslabones de la cadena. Todo esto genera una pérdida de puesta en valor del producto, de forma que si las ventajas ambientales no llegan de forma cabal al consumidor, se hace difícil el que éste las aprecie y considere en su decisión de compra. Es decir, se dificulta la compra verde.

En este sentido, la clave para una correcta información que al fabricante de muebles o muebles de baño le permita tener la certeza de que los materiales y elementos con que produce sus piezas de mobiliario se ajustan a los criterios de sostenibilidad está en lo que se denomina la cadena de custodia, modelo de certificación a través de las convenciones internacionales PEFC o FSC, que validan todos los estadios intermedios de la madera desde su origen hasta el destino en fábrica: reducción del empleo de sustancias nocivas, uso de materiales reciclados y reciclables, etc. Todo ello acompañado de una innovadora estrategia de marketing,

Tanto los diseñadores como las empresas han aprovechado esta experiencia para implantar el ecodiseño como práctica habitual en su desarrollo profesional y actuar como precursores en el mercado de mobiliario y hábitat de productos más respetuosos con el medio ambiente. Este trabajo conjunto de un grupo multidisciplinar formado por empresas, diseñadores y expertos en desarrollo de producto y medio ambiente es la clave del éxito para la llevar al sector del mueble por el camino de la ecoinnovación.

Deja aquí tus comentarios